La semana pasada nos entrevistó la agencia EFE, el articulo ha sido reproducido en El Mundo, El Confidencial y La Vanguardia entre otros medios de comunicación.

Os dejamos el articulo integro, esperamos que os guste.


Madrid, 3 feb (EFE).– El crecimiento de los deportes electrónicos (eSports), con una multitud de competiciones y en camino hacia la profesionalización de clubes y jugadores, ha visto cómo en las últimas semanas se ponen en marcha simultáneamente varias iniciativas de academias para jugadores.

Esta semana se presentó en Madrid ‘e-Squad Academy’, un proyecto de formación en deportes electrónicos orientado a los futuros jugadores, analistas o narradores (‘casters’, como son conocidos en el sector), con unas instalaciones de más de 1.000 metros cuadrados en el distrito madrileño de Ciudad Lineal.

Esta iniciativa, puesta en marcha por el emprendedor José Ruiz, un apasionado de los videojuegos con experiencia previa en banca comercial y de inversión, pretende “empezar por la base” aportando formación a los jugadores que luego pasen a los equipos, para lo que crearán su propia escuadra, los ‘Ninja Dragons’.

Su propuesta, abierta a niños y niñas de todas las edades hasta jóvenes -en sus primeras semanas cuentan con una treintena de alumnos entre 14 y 29 años, que van dos días a la semana una hora y media por 85 euros mensuales- incluye un año de formación común en el que prueban todos los videojuegos, según las edades, y un segundo año en el que, en función de los progresos, se les propone un juego o se les orienta hacia otro papel si no tienen cualidades.

Al mismo tiempo, y también en la capital, prepara su apertura ‘The Global eSports Academy’, una iniciativa del empresario Joaquín Sagués, responsable de campus deportivos en varios deportes tradicionales, que pretende “enseñar a jugar” a eSports al mismo tiempo que cuidan “la orientación profesional” y “el área social”.

En esta academia, cuya apertura está prevista para el mes de febrero, pretenden agrupar a los alumnos por edades (‘rookies’ de 8 a 12 años, ‘juniors’ de 12 a 16 y ‘másters’ a partir de los 16) para adaptar los juegos que utilizarán, a los que añaden la parte de la orientación profesional e incluso una estructura de representación. El coste, calculan, será de unos 50 euros al mes por dos sesiones semanales de hora y media.

También los clubes de deportes electrónicos han hecho sus apuestas en forma de academia, como tienen el Baskonia Thunder X3 en Vitoria y recientemente han anunciado las suyas Mad Lions en Madrid o Giants en Málaga.

Las dos propuestas formativas que se han puesto en marcha en Madrid han anunciado desde el inicio que a la formación puramente competitiva en los videojuegos en sus diferentes soportes (consolas, móviles y PC) le añadirán formación física, psicológica y de hábitos alimentarios.

Estos chicos y chicas, en lugar de jugar en casa muchas horas sin vida social, jugando en una academia pueden activar su comportamiento social, compartir y hacer comunidad. Para nosotros ese es un valor importantísimo para evitar el estereotipo del ‘gamer’ aislado”, apunta Joaquín Sagués, responsable de ‘The Global eSports Academy’, en conversación con EFE.

El psicólogo Javier Sanz, que se encargará de apoyar el trabajo en esta academia madrileña, equipara esta actividad a cualquier otra extraescolar.

“El objetivo de esas actividades es que el niño o niña se ejercite y esté en sociedad con otros. La única diferencia aquí es que en lugar de ejercitar piernas y brazos va a ejercitar la cabeza, los eSports tienen beneficios tremendos a nivel creativo o de cálculo de probabilidades”, asegura el psicólogo.

En el caso de e-Squad, han firmado un acuerdo con una instalación deportiva en la que los alumnos realizarán actividades físicas como parte de su programa formativo.

“Nosotros les vamos a inculcar hábitos saludables, para que no solo se sienten en una silla a jugar. Cada dos meses, al cambiar de plataforma, tendrán una semana de desarrollo de competencias como hábitos saludables o gestionar su comportamiento en redes sociales”, explica Richi Sanfer, jugador profesional del videojuego simulador de fútbol ‘Pro Evolution Soccer’ y profesor de e-Squad.

La mayoría de estas academias se presentan como la pasarela a la profesionalidad en el mundo de los videojuegos, algo que a día de hoy en España no es una realidad para la mayor parte de los jugadores.

“Necesitamos que el sector se conciencie de que para profesionalizarse los sueldos deben ser suficientes. Yo contribuyo a esto con los sueldos de sus profesores, que son comparables a los de los empleados de una consultora”, apunta Ruiz (e-Squad).

En su caso, los jugadores que destaquen después de los dos años de formación y pasen a su equipo estarán becados para competir. “Les llevaremos a los principales torneos para que consigan premios y puedan vivir de ello”, añade el ‘gamer’ Richi Samper.

Por su parte, el impulsor de ‘The Global eSports Academy’, Joaquín Sagués cree que una de las claves del problema de la falta de profesionalización de los jugadores es que no tienen formación para negociar con los equipos.

“Muchos clubes que existen en España trabajan con presupuestos altos a nivel europeo. Algunos pagan muy bien a sus jugadores, otros regular y otros mal. Hay que equilibrar eso y ordenar el sector”, señala Sagués, que cuenta con un exjugador y director de equipos de eSports, Carlos Pérez ‘Axineas’, como responsable de su academia.

Pérez, que fue director deportivo del Baskonia Thunder X3, ve esa profesionalización “cada vez más posible” y asegura que en España unos 40 jugadores solo en ‘League of Legends’ -el videojuego más popular en eSports- pueden vivir de ello.

“En las competiciones se está perdiendo talento nacional porque cada vez en los equipos españoles hay mas jugadores extranjeros. Por eso hay que formar a los jugadores y enseñarles a trabajar en equipo, donde puede haber fricciones y problemas de convivencia. Por todo esto, las academias son algo necesario”, asegura ‘Axineas’.